Danza con Lobos

Etiquetando «piscos»…

¡Un baile peligroso!

 

La Denominación de Origen (D.O.), es una calificación de protección que se da a ciertas indicaciones geográficas donde nacen, crecen y desarrollan, productos alimenticios, por ejemplo: vinos, espirituosos, frutas, jamones, quesos, etc. y cuyas características de calidad son dadas por estas zonas geográficas. Cuando hablamos de productos alimenticios protegidos por una Denominación de Origen, nos damos cuenta claramente que no sólo ha sido creada para proteger al producto y sus raíces, sino también, al productor y al consumidor de otros productos similares que intenten usurpar la historia, el nombre, las cualidades y el largo camino recorrido por un producto original que merece ser reconocido como tal.

Entre muchos otros conceptos, es importante mencionar y hacer hincapié en que la D.O. no sólo debe proteger al producto y al productor de usurpadores, sino también a los CONSUMIDORES, garantizándoles un producto de óptima calidad.

En el pequeño mercado interno de nuestro querido Pisco, donde tenemos una D.O. llena de falencias y falto de controles reales, nos vamos a ocupar en esta oportunidad, del sello final y de GARANTÍA con el cuál se cierra el proceso de elaboración de nuestro querido Pisco y aquí me estoy refiriendo al ETIQUETADO de las botellas.

Una etiqueta nos describe, por lo general, el contenido que se supone debería estar presentando un producto.

En el Perú, donde la piratería es pan de cada día, tenemos que estar siempre alertas, sobre todo con productos envasados, llámense medicinas, alimentos, productos de belleza, bebidas, etc.,que difícilmente escapan a la adulteración y/o falsificación.

Pero cuando hablamos del Pisco, al cuál no nos cansamos de nombrar y renombrar como producto bandera y emblemático del Perú, que se supone está protegido por una Denominación de Origen, obtenida ya hace más de 25 años y con un ente regulador, de casi 18 años de  creado, con dos períodos distintos y  fallidos, estamos hablando unos tramos de tiempo bastante largos, que nos deberían dar, totalmente, la PROTECCIÓN y SEGURIDAD absoluta de que una etiqueta con la palabra Pisco nos está diciendo la verdad y que no nos está contando el cuento.

Lamentablemente, la falta de controles en nuestro reducido mercado interno nos lleva a un carnavalesco baile de disfraces bastante peculiar y risorio en muchos casos.

Por ejemplo:

  • Pisco Premium de 500ml. precio entre 65 y 160 soles.
  • Pisco para Coctelería, precio por la infame damajuana de cuatro litros entre 65 y 115 soles.
  • Pisco Puro de uva, porrón de 3 litros y medio, entre 18 y 45 soles.
  • «Pisco Acholado Cosecha especial para Pisco Sour” botella de 750 ml. a 11.50 soles.
«Pisco Acholado. Cosecha especial para Pisco Sour»

Y la lista puede continuar, pero lo más preocupante de estos etiquetados es que se les permita utilizar la palabra “Pisco”

¿Acaso el Pisco no es un Producto ÚNICO?

Y aquí no se trata de sacar del mercado a estos productos, sino más bien, que digan la verdad en sus etiquetas.

Por ejemplo: Aguardiente de Uva, Destilado fino de uva, lavapie, Aguardiente de frutas, licor de fantasía,etc.

Ahora, lo que la gente elija comprar, es ya una decisión personal.

Y aquí también quisiera mencionar lo indignante y vergonzoso que nos hace sentir a los cantineros cocteleros y mixólogos profesionales que trabajamos con Pisco, la osadía de algunos productores de etiquetar sus “doña juanas” como “Pisco Coctelero”, como si nuestra pasión, inspiración y creatividad fueran de segunda mano… ¡Que tál raza!

«Pisco Coctelero»

Pero, la verdad, es que la falta de respeto que mostramos hacia el Pisco, es lamentable.

Por supuesto que hay muchas marcas que se han hecho de un buen nombre en este mundo del Pisco, pero tampoco vemos que hagan algo para categorizar su posición y esfuerzo, que sería lo justo, pero sabemos también que donde hay conflictos y falta de diálogo nunca habrá una unión y conexión sincera que nos permita avanzar.

Entonces la pregunta es:

¿Hasta cuando el lema “nadie sabe para quién trabaja” seguirá marcando el paso de este  tremendo estancamiento en que nos encontramos?

En el mercado externo el problema es aún mas complicado, laberintoso y hasta vergonzoso. Como se viene sucediendo en el caso con Chile, donde nos estamos dejando etiquetar como “aguardiente» o «destilado de uva» como mansas palomas. Esto ya sucede desde antes del año 2000, el cual es un malo y confuso mensaje para los peruanos y el mundo.

La Denominación de Origen es considerada como un Título de nobleza que debe ser defendido, honrado y respetado por los productos que fueron elegidos.

Y por último, tener bien en claro que,  la etiqueta de un producto con Denominación de Origen, nos narra una historia, nos habla de un esfuerzo y nos dice la verdad sobre el arduo, meticuloso y protegido trabajo que se hizo para su elaboración.

Leer la etiqueta en una botella de Cognac, Brandy de Jeréz, Tequila u Oporto, por nombrar otros Productos con D.O., nos darán siempre una sensación de seguridad sobre su contenido. Categorizar a nuestro Pisco con controles reales es una de tantas obligaciones que nadie quiere asumir… todavía.

 

 “AL PISCO TRÁTALO CON RESPETO Y PRESÉNTALO CON ORGULLO!”

Hans Hilburg

Un comentario en “Danza con Lobos

  1. Estimado Hans,

    Un gran aporto como siempre, me gustaría visitarlo. Lo saluda Juan Daniel, Brand Manager de Pisco Viñas de Oro. Me encantaría presentarle nuestro brandy y el portafolio de Pisco que manejamos.

    Un fuerte abrazo.

    Slds,
    Juan Daniel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *