La historia de San Valentín

Resulta que Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, desafió al emperador romano Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión, los solteros sin familia eran mejores soldados porque tenían menos ataduras. Valentín, al considerar este decreto injusto, decidió casar a los jóvenes enamorados en secreto, hasta que fue encarcelado. Ya enclaustrado, un oficial quiso ponerlo a prueba. Lo retó a que devolviese la vista a su hija Julia, que había nacido ciega. Valentín aceptó y le devolvió la vista. El 14 de febrero del 270, Valentín fue ejecutado y la joven Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo del amor y amistad duraderas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *