¿De dónde viene el nombre «Capitán»?

Lo consideramos el caballero elegante de la coctelería peruana. Es un preparado simple pero sofisticado. Una combinación perfecta que con tan solo dos ingredientes, el pisco y el Cinzano Rosso, nos da un mundo de aromas y sabores difíciles de encontrar en algún otro coctel. Las versiones sobre su creación también son inciertas. Lo que sabemos es que, como en el caso del Chilcano de Pisco, los inmigrantes italianos tuvieron mucho que ver. Una de estas versiones, relatada por el padre del bartender Roberto Meléndez, dice que nació en las alturas de nuestra serranía, en Puno para ser más exactos, donde se les ofrecía este trago a los capitanes de caballería encargados de resguardar las minas y del control de la población, para apaciguar el frío. “¡Un traguito, mi capitán!”, era el llamado.

Por otro lado, José Antonio Schiaffino, investigador de estos temas cocteleros, nos menciona que ya hacia 1936 se vendía “capitanes” en el Bar Inglés del Hotel Bolívar, según se lo contó el experimentado bartender Mario Rosales, quien entró a trabajar a dicho hotel como lavaplatos a la edad de 15 años y veía cómo este otro gran bartender de la época, Cirilo Ortega, los preparaba.

Es muy posible que desde comienzos del siglo pasado –de los años veinte para adelante, después de la primera guerra mundial, cuando muchos inmigrantes italianos llegaron al Perú– se sirvieran el Capitán y el Chilcano de Pisco en las pulperías italianas del jirón Gálvez, en el Callao, llegando a su apogeo absoluto en los cuarenta y cincuenta.

Estamos seguros de que irán surgiendo más historias y más investigaciones sobre el tema y esperamos poder llegar, con el tiempo, a lo más auténtico respecto a este gran clásico de nuestra coctelería. Por nuestra parte seguiremos ahondando sobre su verdadero origen.

Se trata de mi coctel favorito. Hacerlo con diferentes cepas le brindará infinitas y variadas sensaciones a sus sentidos. Todo es cuestión de gustos y de ir descubriendo lo mágico del pisco en la coctelería. Yo lo tomo con Acholado y una piel de lima dentro de la mezcla, sin amargo de Angostura. Algunos le adicionan un cherry rojo y otros una aceituna verde sumergida en la mezcla. Lo importante es no quitarle la mística a este coctel, no cambiarle nunca sus elementos: el pisco y el Cinzano Rosso.

El Capitán es otro grande de nuestros clásicos, que nos hace sentir orgullosos y al que siempre trataremos con respeto.

Hans Hilburg

Maestro Cantinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *