DENOMINACIÓN DE ORIGEN: CONCEPTO

La Denominación de Origen, es una calificación de protección que se da a ciertas indicaciones geográficas donde nacen, crecen y desarrollan, productos alimenticios (por ejemplo vinos, frutas, jamones, quesos, etc.) cuyas características de calidad son dadas por estas zonas geográficas.

Cuando hablamos de productos alimenticios protegidos por una Denominación de Origen, nos damos cuenta claramente que no solo ha sido creada para proteger al Producto y sus raíces, sino también, al productor y al consumidor, de otros productos similares que intenten usurpar la historia, el nombre, las cualidades y el largo camino recorrido por un producto original, que merece ser reconocido como tal.

Obtener la D.O., conlleva a presentar una serie de pruebas fidedignas que se exigen para ello y creo que su historia es la prueba más contundente de todas. 

Aprobar una D.O., nos conducirá por caminos diferentes, unos más largos que otros y con una serie de exigencias dependiendo del insumo que se investigue.

Hay algunos productos más complejos que otros, como es el caso de las uvas vitivinícolas, fruto maravilloso de la vid y que también resulta ser, la uva, la fruta reina de donde nace nuestro Pisco.

La Denominación de Origen es un título de nobleza que les da a los productos elegidos una élite que los diferenciarán y protegerán de otros de menor calidad.

En el caso de la Vid, para llegar al producto final, sean vinos o espirituosos, muy aparte de su Historia, encontraremos otros elementos y cualidades que los hacen aún más especiales, aquí me estoy refiriendo, por ejemplo, a la tierra, clima, tipo de siembra, manipuleo, en el recojo, traslado, cosecha, estrujado, reposo, fermentación, destilación, envasado, etiquetados pasando también por los controles de calidad, en fin la lista es larga ,debiendo ser ,todo su proceso, meticulosamente controlado, hasta llegar a su presentación final.

Por supuesto que el paso a paso de cada uno de estos diferentes procesos, deben estar regidos por Reglamentos, Normas, Leyes Orgánicas y Ministeriales que se deben hacer cumplir a cabalidad y de manera eficiente y controlada. Y para que esto sea posible se necesita, también, de un Consejo Regulador con autoridad y respetado por su rectitud y moral intachable. Un Consejo Regulador con cimientos débiles solo hará que se derrumben la historia, los esfuerzos, los valores y la pasión por los productos patrios que luchan por una Denominación de Origen respetada.

¿Se están respetando todas las normas y reglamentos que nos exige una D.O. capaz de guiarnos hacia la cumbre donde se encuentran los grandes espirituosos de Élite?  

Pues en mi humilde opinión, creo que no está siendo así.

Desafortunadamente, no se está haciendo lo suficiente, y por ende el camino se nos hace más largo, difícil e inalcanzable. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar para que las cosas mejoren?.

Seguimos enfrascados en un pleito de nunca acabar, mirando hacia el lado incorrecto del camino. Acaso creen ustedes que alguno va a dar su brazo a torcer?,pues claro que no!.

Yo sé desde las raíces mas profundas de mi corazón, que el Pisco es peruano, y desde ahí lo trabajo y lo defiendo, pero también, desde ahí, me doy cuenta de lo mucho que gente inesscrupulosa,lo  daña y lo maltrata.

Los verdaderos enemigos de nuestro Pisco, están aquí, en el Perú!.

El Pisco se ELABORA, no se FABRICA!

Hans Hilburg vivar

Maestro Cantinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *