¡FELÍZ AÑO 2020, QUERIDO PISCO!

Y…LLEGAMOS AL 2020, Y  SEGUIMOS SIN TON NI SON EN ELCONTROVERSIAL MUNDO DEL PISCO una realidad que dentro de nuestros más sinceros deseo para este nuevo año esperamos tenga algún avances.

Este año que se va, nos deja con importante puntos a resolver entre ellos y de los más importantes; Nuestro Pisco nos pide justicia y dignidad. Nos dice que su Denominación de Origen, no está siendo respetada por algunos y su ADN es maltratado por otros.

No hemos siendo justos con un producto peruano, al que seguimos comercializando sin controles reales. No se trata de descalificar al Pisco, si no, más bien, de darle una justa y digna CALIFICACIÓN, que en estos momentos, no la tiene muy clara. ¿Hasta cuándo vamos a seguir exprimiéndolo sin tomar en cuenta que su futuro no está siendo bien asegurado?

Es un asunto bastante serio que este 2020, debería prender una luz de alarma de lo que podría suceder en un futuro cercano con el desarrollo, sin controles estrictos de este delicado producto artesanal.

Se dice que nuestra D.O. está reconocida por 71 países, pero la pregunta es: ¿cuantos nos exportan?,  Hasta el momento ninguno de ellos, el que quiere salir al extranjero, cada uno de ellos tiene que salir con “la suya”

Para este nuevo comienzo, es importante contar con controles reales, salir de este fatal estancamiento, y  contar con un ¡Consejo Regulador!      

De lo que se trata es de llamar la atención de los peruanos que quieran, real y sinceramente, colocar a nuestro Pisco en el sitial que se merece. Nos llevamos lo mejor de este año que estamos creciendo en volumen y marcas, no obstante no estamos desarrollando de  la manera debida y el descontrol es el primer y gran escollo que se tiene que superar.

Estamos sin un Consejo Regulador, o  eso parece, pués no se escucha su presencia desde hace ya un par de años.

Necesitamos categorizar al Pisco de acuerdo a su calidad y así darle la opción al público consumidor, de elegir lo correcto para cada uno. No podemos seguir etiquetando como Pisco, lo que no es.  Empezando por “Doña Juana”, esa dama, a la que los “vendedores expertos” insisten en querer convencernos que es pura, santa y sin pecado. Se tiene que presentar al Pisco, dentro y fuera del País, como un “Producto” y no como una serie de “Marcas”. Gran error el que se ha cometido, dejando que las Marcas marquen el paso, cuando lo que han hecho es proliferar sin control creando caos y confusión entre los consumidores y público en general.

Este año el cambio de rumbo tiene que ser radical y contundente. Para esto el Gobierno Central es el encargado de iniciar esta renovación y de responder por el buen desarrollo del Pisco, la defensa total de nuestra Denominación de Origen, de crear y apoyar un Consejo Regulador moderno y de avanzada, que realmente fiscalice, controle y defienda este importante como emblemático producto Patrio y su consumo, dentro y fuera del Perú.  Se necesitan crear nuevas carreras vitivinícolas, como  la de Enología,   especializadas y dirigidas directamente al estudio profesional del buen desarrollo y defensa de nuestros cultivos de la vid y que también nos conlleve a cimentar una Denominación de Origen respetada, orgullosa y segura de lo que defiende. Ojalá los cambios se puedan dar pronto, por lo menos en actitud, lo demás caerá por su propio peso.

Esperamos que este año que se aproxima sea de éxitos y desarrollo para nuestro emblemático destilado, que siembre frutos que puedan ser cosechados en resultados a favor de la defensa nacional e internacional de nuestro Pisco.

HANS HILBURG VIVAR

Maestro Cantinero

Espíritus del Bar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *